Vacaciones y traducciones

vacaciones y traducciones

¡Hace ya más de un mes que se acabaron las anheladas vacaciones, uf!

Recordando las vacaciones, puedo afirmar que han sido positivas. Aparte de volver a mi querida tierra y pasar allí tres semanas muy agradables, he disfrutado de la familia, del clima, de la gastronomía mediterránea, de muchos ratos libres, además de 6 encargos de traducción. En la situación en la que me encuentro, mejor imposible. ¡Cuando menos te lo esperas, te llega de todo!

Mientras estaba escribiendo una entrada para el blog, me llegó el primer encargo. Como casi siempre, se trataba de una traducción urgente. Pues nada, a currar, disfrutar y sentirme por un momento un auténtico nómada digital.

A partir de este primer encargo de traducción llegaron varios más. Por ejemplo el de una colega traductora que había cogido una gripe descomunal y estaba metida en la cama temiendo no poder cumplir con el plazo de entrega fijado con su cliente. Esto es un pecado (casi) mortal en el mundillo de las traducciones. La pobre mujer estaba sufriendo de lo lindo, le quedaban miles de palabras por traducir y puso el grito en el cielo en uno de los grupos de traductores e intérpretes de facebook del que soy miembro. Una compañera que aprecio muchísimo me dio un toque.

Aunque ya era tarde y me encontraba de vacaciones, me puse en contacto con esta colega. Le dije que no se preocupara, que la echaría un cable, que los compañeros estamos para ayudarnos mutuamente y que me había llevado el portátil conmigo. ¡Cómo no!
Se tranquilizó un poquito y me preguntó que si podía colaborar traduciendo unas 1000 palabras. Contesté que sí, me envió un correo y nada más confirmarle haberlo recibido, me preguntó casi avergonzada que si podía mandarme otras 750 palabras más. Por un momento dudé, pero acabé diciendo que sí, sabiendo que teníamos algo más de 24 horas para cumplir con la fecha de entrega.

Los textos no tenían un grado de dificultad alto, pero nunca hay que fiarse a la hora de traducir. Muchos textos que a primera vista parecen bastante sencillos, resultan luego ser complicados. Todos los traductores hemos cometido este error en más de una ocasión. ¡Atragantarte con una traducción no mola nada!

En fin, terminamos la traducción a tiempo y me pagó sin demora. Cuando te pagan enseguida por los servicios prestados, te sientes totalmente realizado.

Las otras traducciones no me quitaron el sueño, pero… ¡traducir realmente engancha mucho!

¡Hasta la próxima!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s