Espacio de trabajo (8)

El espacio de trabajo de Marieke Steenbergen
Traductora de ES<>NL
steenbergenvertalingen@gmail.com
#translator #Rotterdam

Worspaces at home (Marieke Steenbergen)

Cuando pienso en un espacio de trabajo, me imagino un escritorio organizado y ergonómicamente perfecto. Con pantallas, impresora, etc.
Pues el mío es un desorden. De hecho, en realidad no tengo espacio de trabajo. Así que cuando René me pidió que compartiera mi espacio de trabajo, traté de evadirlo. Sin embargo, siguió insistiendo y no había escapatoria posible.
¿Qué puedo contaros sobre mi puesto de trabajo improvisado? Bueno, mis espacios favoritos son la mesa de la cocina y el sofá (y a veces también mi cama). De los tres la mesa de la cocina suena más profesional. Esta suele estar cubierta de papeles, plantas y gatos. Así que antes de empezar, toca mover y desplazar algunas cosas. No hay problema con los papeles y plantas, sin embargo los gatos casi siempre terminan sentados de manera incómoda en mi teclado, libros o silla, pase lo que pase. En un intento de profesionalizar mi espacio de trabajo, pongo mi portátil encima de unos libros (a la altura de los ojos) y me instalo con el teclado y el ratón. Unas almohadas en la silla dura y a trabajar.

Worspaces at home (Marieke Steenbergen 2)

Mi anécdota

Hace unos años, a René y a mí nos tocó hacer una traducción horrible sobre las especificaciones técnicas de los materiales usados en proyectos urbanísticos. Sí, muy interesante. Fue un trabajo titánico y trabajábamos a contrarreloj pues la traducción tenía que estar para el día siguiente. Cuando no estaba tecleando como una loca, tenía las manos en un barreño de agua caliente para recuperar la circulación en las manos, maldiciendo mi suerte. Cayó la noche y seguimos trabajando a destajo durante toda la noche, animándonos el uno al otro. Ya se hizo de día cuando por fin terminamos la traducción. Super contentos por haberlo conseguido. Olvidándome del estrés y las maldiciones en momentos así siento mucha satisfacción, sobre todo después de terminar un encargo descomunal.

¡Qué bonita es la profesión de traductor!

¡Muchas gracias por compartir, Marieke!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s