Espacio de trabajo (14)

El espacio de trabajo de Bibi van den Bos
Traductora e intérprete de ES <> NL
https://bilingue.nl/
https://nl.linkedin.com/in/bibi-van-den-bos-4006a93a/nl-nl
info@bilingue.nl
#translator #interpreter #Amsterdam

Mijn  werkruimte heeft een naam, ik noem het “mijn hobbithol”. Dat komt omdat de ingang ei-vormig is. Er zouden ooit nog deurtjes voor komen, maar dat is, zoals zoveel projecten, bij een plan gebleven. Mijn hobbithol is klein, maar heeft alles wat ik nodig heb. Een laptop met een extern toetsenbord en extern scherm, een printer, een kast voor woordenboeken, mijn administratie en prullaria en een fijne kniestoel. Een nadeel van mijn hobbithol is dat ik maar twee kleine raampjes heb, of eigenlijk: patrijspoorten. Ik woon namelijk op een schip.

Als we varen (en dat is zeker een paar keer per jaar, in de zomer vaak ruim een maand lang), kan ik gewoon door blijven werken. Internet is dan wel een “dingetje”, maar dat is elk jaar makkelijker op te lossen. Soms duurt het ook even voordat we weer in de buurt van een brievenbus komen, waar ik rekening mee moet houden in het geval van beëdigde vertalingen. Ik heb zelfs eens een keertje een envelop met een vertaling aan een total stranger gegeven toen we voor anker lagen in de Biesbosch, waar echt niets in de buurt was, wetende dat die persoon die middag nog ergens anders heen zou varen.

Normaliter tolk ik zeker een paar keer per week, maar als we aan het varen zijn niet of nauwelijks, dus dan ben ik voor mijn inkomsten bijna helemaal aangewezen op vertaalopdrachten. Toen ik een tijd een grote vertaalklus had voor de politie op locatie in Nijmegen (dit is al heel lang geleden), ben ik zelfs een keer opgehaald door een rechercheur van een ankerplek aan de Maas, in de buurt van Cuijk, om een dagje te komen werken. Enfin, van die dingen.

Normaliter liggen we met het schip gewoon in Amsterdam en fiets ik tussen de vertaalklussen door naar de rechtbank, een notariskantoor of pak ik de trein naar een of ander detentiecentrum. Elke week is weer anders. De combinatie tussen tolken enerzijds en vertalen anderzijds vind ik heel erg fijn. De afwisseling is prettig en vaak gebeurt het me dat ik juist een vertaling heb gedaan over een bepaald onderwerp, en dat je dan opeens bepaalde termen kan inzetten bij een specifieke tolkopdracht. Tolken is natuurlijk ook een veel directere manier van communicatie, en het fijne is ook: als de klus is gedaan kan je er ook niets meer aan veranderen. Terwijl je met vertalen soms nog de hele avond kan lopen piekeren over een term…. hetgeen best nog wel stress kan opleveren.

Hoe dan ook: terug naar de werkplek. Hoewel klein en nauwelijks uitzicht: ik kan hier wel heel geconcentreerd werken en dat bevalt me prima. Daarnaast vind ik het prettig dat ik tussen de bedrijven door een wasje kan draaien of boodschappen kan doen als afleiding, en het scheelt natuurlijk enorm dat ik mijn werk heel erg leuk vind!!

¡Muchas gracias por compartir, Bibi!

Espacio de trabajo (13)

El espacio de trabajo de Jeroen Lobregt
Traductor de ES, EN > NL
http://www.inspiraciones-linguisticservices.com
http://www.linkedin.com/in/jeroen-lobregt-876307179
https://www.facebook.com/Inspiracioneslinguisticservices/

contact@inspiraciones-linguisticservices.com
#translator #Zaltbommel

Workspace (Jeroen Lobregt)

Hola, mi nombre es Jeroen Lobregt. Mi esposa se llama Gabriela, es boliviana y juntos tenemos un hijo llamado Inti.

Me gradué como trabajador social cuando apenas tenía 19 años. Mi pasantía la hice en 2006 en Cochabamba – Bolivia. Fue donde por primera vez estuve en contacto con la hermosa lengua llamada «castellano».
Después de regresar de Bolivia, cumplí la promesa que me hice, graduarme como trabajador social y después convertirme en traductor profesional.
Hoy en día tengo mi propia agencia, dedicada principalmente a las traducciones. Aparte de eso también organizo coaching y capacitaciones en el ámbito de la comunicación intercultural.
Durante los últimos años a menudo la gente me pregunta por qué he elegido una carrera como traductor. Responder a esta pregunta siempre me ha resultado fácil porque lo tengo bastante claro.

“Soy traductor porque me apasiona la comunicación en el más amplio sentido de la palabra, ¿y qué mejor profesión hay para poder hacer eso cada día, que la del traductor?”

Bueno, pues mi oficina… trabajo en lugares distintos pero mi oficina favorita es la que construí junto con un grupo de voluntarios y emprendedores.
Las raíces del proyecto se encuentran en mi pasión por juntar a la gente. Como trabajador social emprendí un proyecto llamado el ‘Social Hub’. Este espacio es accesible sin ningún costo para cualquier persona que vive o trabaja cerca de ello. Está construido principalmente con materiales reciclados.
El espacio está hecho de un antiguo carruaje de madera típico holandés. El mesón (encimera), por ejemplo, es la antigua cómoda de nuestro hijo, las alfombras en el piso vienen de una tienda de segunda mano y los cojines están hechos con telas recicladas por señoras de la tercera edad.
Como entenderán es un lugar que inspira y, por tanto, perfectamente adecuado para practicar una profesión donde es imprescindible la creatividad y un entorno tranquilizante.

¡Muchas gracias por compartir, Jeroen!

Espacio de trabajo (12)

El espacio de trabajo de Jónatan García Muñoz
Traductor e intérprete [EN, IT > ES]
https://www.jonatangarcia.es
https://about.me/jonatangarcia
http://www.linkedin.com/in/jonatan-garcía-muñoz-93191070
info@jonatangarcia.es

@jgm_jonatan (Twitter)
#translator #interpreter #Talavera de la Reina (Toledo)

Espacio de trabajo Jónatan García

¡Hola a todos!

Soy Jónatan García y esta es mi Tradcueva.

Tras años sin un espacio de trabajo fijo, decidí montar mi propio despacho en casa. Para ello elegí la habitación que mejores condiciones reunía: mucha luz natural, poco ruido, buena ventilación y, además, es la habitación que más lejos está de la nevera.

A la hora de decorar mi espacio no me rompí la cabeza, nada de fantasías, lo importante es que es muy cómodo y trabajo muy a gusto en él. Trabajar con dos pantallas (tres cuando abro algún documento extra en el iPad) aumenta mi productividad y desde que utilizo la silla y el teclado ergonómicos noto la espalda y las muñecas mucho más descargadas. En cuanto a la mesa, es muy amplia, lo cual se agradece cuando necesito trabajar con 30 diccionarios y 800 papeles a la vez. Mención especial para el lapicero que me dieron en el colegio cuando era un niño y que, al ser de la ciudad de la cerámica, no podía ser más artesanal.

Anécdota:

Un día, hace ya unos años, me encontraba trabajando tranquilamente en mi mesa y, como vivo en una casa, escuché al cartero echando algo en mi buzón. Bajé a recoger el correo y volví a mi mesa con una carta que había para mí. Al abrirla casi me da algo. Era una notificación de una deuda de algo más de 6000 € en relación al alquiler de un espacio del ayuntamiento. El caso es que yo no había alquilado nada y me tocó ir al ayuntamiento para informarles de que se trataba de un error. Según parece, la persona que tenía la deuda se llamaba igual que yo y el administrativo que mandó la notificación hizo click en el primer nombre que le salió en el ordenador sin comprobar el DNI. ¡Menudo susto!

P. D.: espero que el próximo colega que comparta su espacio de trabajo no sea muy supersticioso.

¡Muchas gracias por compartir, Jónatan!

En las nubes…

abc

Buenas noches,

Me encuentro a unos 11 kilómetros de altura escribiendo esta entrada para el blog. He pasado unos días en Alicante.

Siempre que puedo, me acerco a ver a mis progenitores. El billete me lo regaló mi hija por mi cumpleaños, que de momento yo ya no puedo permitirme el lujo de viajar cuando me plazca.

Supongo que también pensaréis que dónde demonios me he metido estos últimos 3 meses. Lo sé, dejé mi blog abandonado. ¡Mea culpa! Quería haber publicado varias entradas, pero, como presentía una amiga íntima, estaba de capa caída. ¿No conocíais esta bonita expresión? Pues bien, «estar de capa caída» tiene su origen en el mundo de la tauromaquia y significa estar desanimado, de bajón, con los ánimos por los suelos, etc.

Sí, reconozco que estaba un tanto quemado. Por muy motivado que estés, cuando no generas suficiente dinero para llegar a fin de mes con los encargos que te van llegando, pierdes la esperanza y la ilusión.
Lamentablemente, ese colchón que todo traductor o autónomo debería tener para la temporada baja, fue desapareciendo poco a poco como por arte de magia.

Como traductor estoy pasando apuros y, a veces, ya no sé cómo salir de este callejón sin salida. Muchos autónomos nos cuentan sus historias de éxito, pero sé de otros compañeros que, como yo, están viviendo un período de vacas flacas.

Aparte de estos contratiempos, también he tenido la desgracia de haber experimentado los temidos impagos de algunas agencias de traducciones, por lo que las circunstancias son ahora mismo un tanto adversas. Sé que saldré de esta, pero de momento es lo que hay.

¡No temáis, que seguiré en la brecha, y en absoluto pienso tirar la toalla! Mañana por la mañana tengo un trabajo de interpretación y me van a pagar en mano. Por la tarde tengo un par de trabajos esperándome en la mesa y necesito terminarlos cuanto antes. Como podéis leer, me siguen saliendo cosillas, pero la vida en Holanda es muy cara (¡ya lo sé, no solamente en Holanda!), y nadie se salva de tener que pagar esas malditas facturas mensuales que la gran mayoría de los traductores sí que pagan a tiempo. Miro de reojo a ciertas agencias de traducciones…

Bueno, os prometo que trataré de escribir regularmente, que me quedan muchas historias personales dignas de contar, pero ahora tengo que recoger mis bártulos porque vamos a aterrizar. 😉

¡Hasta pronto!

Espacio de trabajo (11)

El espacio de trabajo de Palak Arya Devjani
Traductora de EN<>ES

@PalakDevjani (Twitter)
#translator #Bombay #Mumbai

Mumbai

Aviso:
Dado que el español no es mi lengua materna y llevo sólo tres años aprendiéndolo (¡¡y me encanta!!), es posible que encontréis unos (o muchos) errores en este texto y por ello os pido disculpas con antelación.

¡Saludos desde India! Soy traductora independiente del español al inglés y vivo con mi marido en Mumbai, la capital financiera de la India. Este es mi rincón de trabajo en casa (lo que antes servía de comedor). Como se nota, me gusta tener orden en mi entorno pero lo consigo sólo por la mañana, el resto del día está todo patas arriba. ¿Así es la vida del autónomo, verdad?

Bueno, no me quejo porque cuento con el verdor y los pajaritos como mis compañeros. Observar las aves jugando al escondite sobre el comedero es mi pasatiempo favorito. Por otro lado, el ‘masala chai’ (té con leche, azúcar y especias) me ayuda a centrarme. Siempre dispongo de mis apuntes del curso de español, rotuladores fluorescentes, WordReference y al menos un cojín.

En Mumbai, solemos vivir en apartamentos, a los que llamamos ‘pigeonholes’ (palomares), debido a la escasez del espacio y la población creciente. Por cierto, es la ciudad más populosa y la más grande (¡y la más ruidosa!) del país, albergando a casi 21 millones de habitantes. Afortunadamente, hemos logrado encontrar este piso en un precioso barrio aislado del ajetreo de la ‘ciudad que nunca duerme’, donde puedo trabajar tranquila.

Una Anécdota:
Hace unos meses me llamó el director de una agencia de traducción que tenía proyectos potenciales.
− ¿Podríamos conversar un poco en español sobre su trayectoria? − me preguntó.
− Okay.
Y así me entrevistó durante casi 7 minutos. − ¡Habla usted muy bien! Buscamos a un traductor para pasado mañana, ¿estará usted disponible? – preguntó.
− Por supuesto. ¿De qué se trata y cuántas palabras?
− Mmm.. palabras no sé, la necesitamos en el sur de Mumbai durante todo el día para asistir a un delegado mexicano.
<< ¡¡Señor, por Dios!! Si acabo de contarle todo sobre mi trabajo. Por última vez, ¡¡no soy intérprete!! Soy traductora, T-R-A-D-U-C-T-O-R-A. ¡Hostia! >> Rechacé el encargo, pero muy amablemente y con pocas palabras, claro.

Eso es todo, ¡gracias por leerme!

¡Muchas gracias por compartir, Palak!

Espacio de trabajo (10)

El espacio de trabajo de María Rivero Sánchez
Traductora de EN<>ES e 
IT<>ES
Redactora de contenidos web en español e italiano
https://sobreviviratrabajarencasa.com
@mariaeriver (Twitter)
#translator #webcontentwriter #Salamanca

MRS

Soy una gran defensora de contar con un espacio de trabajo propio y, sobre todo, personalizado. No creo que haya una forma de trabajar “estándar, y tampoco creo que exista un espacio de trabajo que sirva para todos, ni siquiera cuando nos dedicamos a la misma profesión.

Como eterna inquilina, he tenido bastantes espacios de trabajo en casa, algunos más cómodos y acogedores que otros, y también más o menos personalizados, ya que tampoco me puedo permitir ir con el mobiliario a cuestas cada vez que me mudo.

La verdad es que la casa en la que vivo ahora la planteamos como un arreglo temporal, no pensamos en quedarnos el año y medio que ya llevamos aquí, así que tiré un poco de improvisación y un poco del mobiliario disponible. Apenas una mesa grande, una silla y algunos armarios para meter trastos varios componen mi espacio de trabajo. Si vienen visitas tendría que cederlo, para ello hay un sofá cama, pero como vienen muy pocas, esta es casi una ventaja, porque el sofá completa el espacio y creo que da aspecto de despacho profesional completo.

Aunque fuera temporal, reconozco que, desde la primera visita a la casa me enamoré del espacio que he convertido en lo que yo llamo “mi ofi” y puse una condición sine qua non: Si nos quedábamos en la casa, ese iba a ser mi espacio, sí o sí. ¿El principal motivo? Tiene luz natural varias horas, todos los días, incluso en invierno. Nada mejor que ver cómo el Sol entra por la ventana para inspirarme cuando las musas no llegan… o cuando una palabra se atasca. Además, tiene un pequeño balcón, da a una calle poco transitada y su ubicación le da cierta independencia del resto de la casa.

¿Inconvenientes de este espacio de trabajo? Uno. El baño está en la otra punta de la casa, que es de planta alargada, así que tenemos una pequeña broma y siempre comentamos que para llegar hasta allí hay que coger el metro, que hace varias paradas: salón, dormitorio, cocina y baño, respectivamente. ¡Ni trabajando en casa me libro del transporte público!

¡Muchas gracias por compartir, María!

Espacio de trabajo (9)

Uno de los espacios de trabajo de María Rosales
Freelance Translator and Reviewer EN, FR > ES, GL
http://www.traduccionesasterisco.com
info@traduccionesasterisco.com
@ybuenaletra (Twitter)
#translator #Madrid

Workspaces (María Rosales)

Cuando René me propuso compartir mi espacio de trabajo, me mostré un poco reacia. Al fin y al cabo, el espacio del que dispongo para traducir en mi minúsculo apartamento se reduce a una mesa, una silla de Ikea, un portátil, a veces dos para trabajar en pantalla doble, y poco más.

Pero también es cierto que, aunque hay días en los que trabajo desde casa, con mucha frecuencia traduzco en bibliotecas, cafeterías (a ser posible con poco ruido y mucho espacio) y lugares compartidos de coworking o coffice.

Así que he pensado que para esta entrada sería más interesante presentaros uno de esos otros espacios menos comunes. En este caso, os traigo un coffice (coffee + office) que se llama La Piscine y está situado en el barrio de Chueca, en Madrid.

Aunque en otros países, como en Francia y Reino Unido, es bastante común, en España el concepto de coffice es aún un gran desconocido.

Lo bueno que ofrece esta opción frente a las cafeterías de toda la vida es que presenta una atmósfera de trabajo y silencio muy agradable, pero al mismo tiempo es más relajada que la de una biblioteca y no tienes necesidad de abonar tarifas ni de reservar como en un coworking al uso. Solo pagas por las horas en las que estás allí y además te ofrecen café, galletas, fruta…una conexión muy potente y el derecho a hacer fotocopias sin coste alguno.

En mi opinión, es una opción muy buena para esos días en los que no somos capaces de concentrarnos en casa o la perspectiva de ir a la biblioteca a trabajar no nos parece muy halagüeña, por ejemplo, para esos lunes en los que nos cuesta un poco volver al trabajo.

¡Muchas gracias por compartir, María!

Espacio de trabajo (8)

El espacio de trabajo de Marieke Steenbergen
Traductora de ES<>NL
steenbergenvertalingen@gmail.com
#translator #Rotterdam

Worspaces at home (Marieke Steenbergen)

Cuando pienso en un espacio de trabajo, me imagino un escritorio organizado y ergonómicamente perfecto. Con pantallas, impresora, etc.
Pues el mío es un desorden. De hecho, en realidad no tengo espacio de trabajo. Así que cuando René me pidió que compartiera mi espacio de trabajo, traté de evadirlo. Sin embargo, siguió insistiendo y no había escapatoria posible.
¿Qué puedo contaros sobre mi puesto de trabajo improvisado? Bueno, mis espacios favoritos son la mesa de la cocina y el sofá (y a veces también mi cama). De los tres la mesa de la cocina suena más profesional. Esta suele estar cubierta de papeles, plantas y gatos. Así que antes de empezar, toca mover y desplazar algunas cosas. No hay problema con los papeles y plantas, sin embargo los gatos casi siempre terminan sentados de manera incómoda en mi teclado, libros o silla, pase lo que pase. En un intento de profesionalizar mi espacio de trabajo, pongo mi portátil encima de unos libros (a la altura de los ojos) y me instalo con el teclado y el ratón. Unas almohadas en la silla dura y a trabajar.

Worspaces at home (Marieke Steenbergen 2)

Mi anécdota

Hace unos años, a René y a mí nos tocó hacer una traducción horrible sobre las especificaciones técnicas de los materiales usados en proyectos urbanísticos. Sí, muy interesante. Fue un trabajo titánico y trabajábamos a contrarreloj pues la traducción tenía que estar para el día siguiente. Cuando no estaba tecleando como una loca, tenía las manos en un barreño de agua caliente para recuperar la circulación en las manos, maldiciendo mi suerte. Cayó la noche y seguimos trabajando a destajo durante toda la noche, animándonos el uno al otro. Ya se hizo de día cuando por fin terminamos la traducción. Super contentos por haberlo conseguido. Olvidándome del estrés y las maldiciones en momentos así siento mucha satisfacción, sobre todo después de terminar un encargo descomunal.

¡Qué bonita es la profesión de traductor!

¡Muchas gracias por compartir, Marieke!

Espacio de trabajo (7)

El espacio de trabajo de Mariana Serio
https://mserio.com
@mstranslations (Twitter)
#translator #BuenosAires

Worspaces at home (Mariana Serio)

Mi nombre es Mariana Serio y trabajo como traductora independiente de inglés-español desde mi oficina en Buenos Aires, Argentina. No es gran cosa, pero está lejos de casa y de las distracciones que tanto disfruto, las de mis hijos. La idea surgió cuando mi mamá desocupó su estudio fotográfico y quedó aquel departamento libre, junto a su casa. Mi hermana usa la parte de arriba para dar clases de inglés y yo uso la oficina de abajo para traducir y recibir a aquellos clientes que necesitan una traducción pública. De todas formas, también cuento con mi propio espacio en casa, con un escritorio similar para cuando elijo pasar el día en pantuflas.

Mi anécdota

Después de trabajar como traductora en una empresa de ingeniería que terminó cerrando, quise conseguir algo similar a distancia. Envié mi CV a un señor inglés de nombre raro que respondió con amabilidad que estaba interesado en mi perfil y que el paso siguiente sería una entrevista. Instalé una cámara web en mi oficina y así, gracias a Skype, descubrí que el señor era una señora. Pasé la entrevista, pero decidí que mi mejor jefa sería yo misma, y nunca me arrepentí. Eso sí, nunca olvidé la lección de averiguar si mis clientes son señores o señoras antes de escribirles.

¡Muchas gracias por compartir, Mariana!

Le paso la palabra a…

MGCMaría Gil del Campo #Traductora #xl8 #Madrid

Mi adicción a los bolis

De nuevo estoy aquí para cumplir mi palabra y deleitar a mi compañero @henares1, traductor de español a neerlandés y viceversa, que me pidió que hablara un poquito más sobre mi adicción a los bolis (para el que ande un poco perdido, en la anterior entrada que le dediqué, hablé de todos los que tenía en mi lugar de trabajo).

Bien, pues mi adicción a los bolis no tiene nada de curioso ni de especial. Creo que todos los que andamos enfrascados entre apuntes, libros y todas estas cosillas, tenemos predilección por los colorines, el efecto subrayado, las puntas de los bolis y demás. Para el que no me siga, lo explico un poquito.

Yo vengo de familia ascensorista. Pues bien, para mi padre o mi tío, por ejemplo, una de las maravillas a contemplar de cualquier sitio al que vayamos es, nada más y nada menos, que el ascensor. Sí, sí, el ascensor. Nosotros vamos a Bilbao y damos un paseo por el casco viejo y, ¿dónde se paran? En las escaleras mecánicas. Sí, a nosotras nos da tiempo a echar fotos a Bilbao de arriba a abajo y ellos siguen allí, vislumbrando sus características, ensimismados. Qué tendrán. Bien, pues a mí me pasa lo mismo con los bolis y demás artilugios de papelería, pero sobre todo, con los bolis. Yo entro en una papelería y no sé qué me da, qué sensación más buena, oye. Tanto colorinchi por ahí, ese olor a hojas, poder toquetear casi todo… Qué gusto.

Cierto es que lo de los bolis ha traspasado ya fronteras. No me caben en ningún sitio.

La cosa es que las dos veces en mi vida que he tenido tiempo suficiente como para hacerlo, me he puesto a probar a ver si escribían y la mayoría ya ni pintaban.

¿Y sabes lo que ha hecho María después de tirarse dos horas probando bolis?

Volverlos a guardar.

Así me pasa, que cada vez que voy a coger uno, tengo que probar 25 porque ninguno escribe, pero son tan cuquis…

Así que el origen de mi gusto por los bolis es mi pasión por las letras, por escribir, por estudiar… van unidos.

Luego está ya el extremo. Yo es que soy así, o blanco o negro. Cada vez que voy a un sitio, me tengo que comprar o llevar un boli. Da igual de donde sea.

Las típicas tiendas de souvenir se frotan las manos cuando me ven aparecer. El problema es que mi enganche ha pasado ya a ser un vicio malo.

¿Tienes el típico amigo, compañero, familiar que te pide fuego y cuando te metes en el coche y te vas tú a encender un cigarro te das cuenta de que se ha quedado con tu mechero?

Pues ojo conmigo con los bolis. Voy a echar gasolina, me dan el boli para firmar, y me lo llevo. Voy al Corte Inglés (¡ay lo que me gustan a mí los bolis del Corte Inglés!), y si no me dan boli para firmar, si puedo, me lo llevo también, y así siempre… Soy tan exagerada que me llevo hasta un simple boli BIC.

Bueno, ya me he confesado, este es mi problema.

Por cierto, gracias @henares1 por dejarme escribir y gracias también por ampliar mi colección después de mi primera entrada.

Como siempre, espero que te haya gustado.

Un abrazo, María (@NSMtraductor)

www.nosinmitraductor.es