La poubelle
Jueves, 1 de junio de 2017

Como ya os comenté en mi primera entrada del blog, quiero hacer algo diferente y no repetir lo que ya mencionaron muchos buenísimos traductores blogueros. La parte explicativa de la profesión se la dejo a ellos, que tienen mejores cualidades didácticas que yo.

Para mantener el blog un tanto animado os contaré una de mis anécdotas más embarazosas. La historia se remonta a los años ochenta del siglo pasado, poco tiempo después de llegar a Holanda.

¡Ahí va eso! Estaba en casa de un amigo en Ámsterdam y quería tirar algo al cubo de basura.

La conversación iba así:

Yo: Peter, waar is de poubelle?
(Pedro, ¿dónde está el cubo de basura?)

Peter: De wat?
(¿El qué?)

Yo: De poubelle!
(¡El cubo de basura!)

Peter: Ik versta je niet!
(¡No te entiendo!)

Yo: De poubelle!
(¡El cubo de basura!)

Peter: Ja sorry hoor, ik weet niet waar je het over hebt!
(¡Lo siento, pero no sé de qué me estás hablando!)

Yo: Verdomme, de poubelle, je weet toch wel wat een poubelle is?
(Joder, el cubo de basura, ¿no sabes lo que es un cubo de basura?)

Peter: Sorry, maar dat woord ken ik niet! Waar heb je het in godsnaam over?
(¡Lo siento, pero no conozco esa palabra! ¿De qué coños me estás hablando?)

Yo: Verdomme, waar je afval in gooit!!!
(¡¡¡Joder, donde se tira la basura!!!)

Peter: Dat heet een vuilnisbak of prullenbak, maar zeker geen poubelle!!!
(A eso se le llama un cubo de basura o papelera, pero en ningún caso poubelle!!!)

Yo medio mosqueado no me podía creer que Peter no conociera esa palabra que yo llevaba toda la vida utilizando dentro del ámbito familiar desde que aprendí a hablar.

En cuanto llegué a casa llamé a mis padres a España y les conté mi experiencia. Mi padre se rió mucho y me explicó que era una palabra francesa y no holandesa. Que les gustaba tanto esa palabra desde que vivimos en Bélgica que la incorporaron al idioma familiar que hablábamos en casa. No me lo podía creer ya que muchas palabras francesas han sido asimiladas por la lengua neerlandesa, como por ejemplo trottoir (acera), abattoir (matadero), accent (acento), ambassadeur (embajador), ambulance (ambulancia), bureau (escritorio) y muchas más. Sabía que era una palabra francesa puesto que también soy francófono, pero no me imaginaba que mis padres me hubieran enseñado el idioma neerlandés utilizando también palabras francesas en lugar de los términos adecuados.

¡Vaya situación más embarazosa!

Si te ha gustado la anécdota, ¡compártela!

¡Hasta otra!